INTÍMO DE LA DEMOCRACIA: Los salvadoreños deben ser contralores

OPINION ELVIA.png

Por Elvia Mondragón

La democracia representativa, en su ideal, delega poder a los ciudadanos de un país. Sin embargo, no vengo a hablar del término antes subrayado, más bien de uno de sus amigos íntimos, el contralor social.

El Salvador, en los últimos años, ha presentado una evolución en cuanto a la creencia de este elemento, no al grado que debería, si tomamos en cuenta todo el contexto político al que nos enfrentamos, pero si se ven esfuerzos significativos. Ejemplo de ello es la creación de la Ley de Acceso a la Información Pública y del Instituto de Acceso a la Información Pública, la fundación y desarrollo de organizaciones no gubernamentales con sus investigaciones en cuanto a la malversación de fondos de los empleados públicos, corrupción, etc.

El contralor es el que debe estar presente siempre que un Estado sea democrático y que posea un sistema electoral. Uno que mediante el ejercicio del derecho al voto elija a sus gobernantes y que estos, distribuidos en un número de instituciones gubernamentales, por ende, ostenten cargos públicos. Esto no sólo lo creo yo, antes alguien más lo creyó.

Bueno, por motivos de formato, es ahora cuando retomo la definición de algún escritor, “es el que ejerce su derecho de velar porque la administración pública del Estado o entidades no estatales que manejan fondos públicos hagan una gestión con total transparencia, para favorecer el desarrollo humano integral de las personas de la comunidad y, en general, de la nación” así define el trabajo del contralor el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Esa definición también nos deja en claro que si somos contralores ejercemos una parte de la democracia participativa. Que a mi ver es una de las partes más importantes.  Como salvadoreños debemos comprender y poner mucho más en práctica este término ya que los empleados públicos son nuestro objeto de investigación. Y no sólo por ello, sino que es a través del conocimiento del ser contralor que se valora la importancia de la toma de decisiones en colectivo, dejando de lado los intereses individuales.

Ser contralor es una gran responsabilidad porque no sólo hablamos de conocer cómo se invierte nuestro dinero en el Estado, sino que al momento de identificar fallas en las declaraciones o rendición de cuentas de algún funcionario se debe proceder a una denuncia y es el sistema judicial quien debe proceder; no se trata sólo de llegar a primera base, sino de hacer todo el recorrido.

La decisión de abordar este tema es lógica, pero también porque a pesar que es un término empleado desde hace unos años, nuestras reacciones como salvadoreños no han sido coherentes frente a las acciones (corrupción, enriquecimiento ilícito) y esto se lo adjudicó a la falta de conocimiento sobre el trabajo de un contralor. Ello no puede estar pasándonos, más en una era donde lo digital facilita los procesos de fiscalización.

Somos sociedad, somos los fondos públicos y si deseamos una mejor administración de ellos necesitamos convertirnos en contralores.

Por el bien de los presentes y de las futuras generaciones. Por el bien de la economía y política nacional necesitamos hacer contraloría social, pero una verdadera, no una enmascarada, de esas hay muchos ejemplos y las observamos en países donde el nivel de corrupción es bastante alto, México, Venezuela, según el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional.

Seamos contralores y abonemos a un proceso democrático más transparente para que el resultado de esto se refleje en todos los demás ámbitos de la sociedad.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s